Ingresa la dirección de tu amigo:

viernes, 26 de febrero de 2010

Bilardo y la Selección


¿Cómo vive esta etapa final hacia el Mundial?

Bien, esperando con la ansiedad lógica. Voy y vengo de Ezeiza a cada rato. Nos reunimos con Diego todas las tardes. El también está muy bien. Ya habló. Lo que se hizo mal ya pasó y hay que ver lo que se hizo bien.

Usted tiene la experiencia de dos Mundiales. ¿Tanta importancia tienen esos días previos?

Son muy importantes. Mirá, es comparable a un examen final. Vos tenés que estudiar todo el año. Tenés los parciales, vas viendo, pero en las últimas semanas hacés un repaso de todas las bolillas...

El problema es que durante todo este tiempo no se hicieron las cosas bien.

Pero ya está, ya está. Ahora es otra historia. Vos tenés que estar bien ahí, en ese momento, en esos siete partidos.

¿Sufrió mucho por cómo se dio la clasificación?

Uh, fue terrible. A mí me preguntaban: ¿Bilardo, está nervioso? Y sí, ¡cómo querés que esté! La clasificación era lo más importante. Por eso digo y repito: lo peor ya pasó. ¿Te imaginás si no llegábamos al Mundial? Teníamos que venir a plantar soja a Ezeiza.

¿Entonces lo que se vivió hasta este momento no hay que tenerlo en cuenta?

Hay que tener en cuenta todo: quién rinde, quién no. Me acuerdo que en el año 85 jugamos un amistoso contra Francia y lo perdimos. Agarré, junté a todos y les dije: "No hay problema muchachos". Yo me fui contento porque en ese partido había encontrado un delantero para el Mundial. Era Valdano.

¿Está de acuerdo con que se hayan probado tantos jugadores?

Tenés que mirarlos a todos, cómo rinden, cómo se ponen la camiseta argentina. No te olvides de que Diego agarró la Selección faltando un año, ¿eh? Yo le decía: "Diego, tené cuidado, mirá que no es un caramelito. Tenés que ir dos veces a la altura, jugar contra Brasil, ir a Paraguay, a Uruguay". No tuvo tiempo. Si no trabajaría más tranquilo.

¿Pero no le parece que bajó la vara de exigencia para estar en la Selección? Se probaron más de 100 jugadores.

Lo que pasa es que no puede quedarse mirando a los jugadores por la tele, tiene que verlos en la cancha. Mirá, cuando yo llamé al Tata Brown no tenía equipo. El Negro Enrique, tampoco... Lo importante es ver cómo están en ese momento. Yo en México, paré un entrenamiento 10 días antes del Mundial, ¡10 días antes! y les dije: "Si ustedes juegan así, vamos a pelear arriba".

En el Mundial, ¿a usted le importa que se juegue bien?

Es importante. Mirá, los médicos que operan bien, de 100 operaciones hacen 90 bien. El que opera mal... Es más difícil.

La Argentina viene operando bastante mal.

Pero depende de cómo estés ahí. Brasil encontró varias veces el equipo durante el campeonato, Alemania lo mismo. En el 90, nosotros perdimos el primer partido y metí como ocho o nueve cambios. Eso sí es bravo. Si hacés uno o dos, está bien.

¿Siente que Maradona ha sido demasiado criticado?

Es normal. Estando en la Selección siempre vas a recibir críticas. Es así. Conmigo eran terribles. No te olvides de que mi hija en el colegio se tuvo que cambiar el nombre. ¡No era Bilardo!

¿Le molestó que Ruggeri lo criticara por no insistir para que se sumara al cuerpo técnico?

Lo de Ruggeri está terminado. Lo que le tenía que decir se lo dije en la cara y adelante de cinco o seis personas. Estaban Brown, Diego, Batista, Enrique... Ya está, si quieren pregúntenle a él qué le dijo Bilardo.

¿Y la salida de Miguel Lemme? Era un hombre de su riñón.

A Lemme lo llevó Diego. Y bueno, fueron moviendo, corriendo... Y bueno, ahí está. Para mí es un buen técnico, estuvo conmigo en Sevilla. Ahora que estoy armando el lote con todos los muchachos, lo voy a poner.

¿Cree que va a haber algún cambio más en el cuerpo técnico de aquí al Mundial?

Yo pienso que no. Por lo que escucho, me parece que ya está. Así está bien.

¿Cuál va a ser su función durante el Mundial?

Apoyar en lo que pueda. Voy a estar ahí para lo que necesite Diego. Soy el Secreteario de Selecciones Nacionales, me tengo que ocupar del fútbol sala, del fútbol playa, de todo... Pero en abril, ¡en abril! del año pasado conseguimos la concentración en Pretoria. Que, para mí y para Capello también, él me lo dijo, es la mejor de todas.n

No hay comentarios:

Publicar un comentario