Ingresa la dirección de tu amigo:

sábado, 20 de febrero de 2010

Velez con suplentes goleó a Independiente


No parece haber equipo alternativo para Vélez. Anoche, sin sus nombres más rutilantes en la formación titular, goleó a Independiente por 3 a 0 y demostró que está para pelear en cualquier circunstancia y campeonato por más pergaminos que traiga el rival de turno. Si bien ambos equipos llegaban en igualdad de puntos (8), la mayor responsabilidad parecía recaer en Independiente. Es que Vélez presentó un equipo alternativo debido a su compromiso del martes venidero por la Libertadores y ello trató de ser aprovechado desde el arranque por el visitante. El oficio de los mayores de los Rojos ante cierta parsimonia de los chicos de Liniers –quizá por respeto a su rival– motivó un sostenido dominio de los dirigidos por Américo Gallego en los primeros instantes, que no fue tal en la última línea rival, donde todo ese poderío se diluía. Hasta tres cuartos de cancha, todo funcionaba bien y sobraban los centros desde la derecha buscando al tándem Fredes-Piatti, pero nada más.

Al darse cuenta de que Independiente no era el cuco que suponían, los juveniles velezanos empezaron a despertarse de a poco y a animarse a plantearle el partido en igualdad de condiciones. Así, las situaciones y el dominio se alternaron: a los 20, Piatti le robó la pelota a Bíttolo por izquierda, mandó el centro, Silvera se tiró y no pudo definir. Seis minutos más tarde la robó Martínez, tiró otro centro y esta vez fue Mareque quien salvó la situación. Después, un tiro libre de Zárate lo sacó Gabbarini y en el arco de enfrente, hubo una jugada de Fredes por derecha en la que falló Gastón Díaz y todo concluyó con Silvera arrojándose al piso para conectarla, pero salvó Barovero.

Se iba el primer tiempo, cuando Vélez, que hacía rato que no era menos que Independiente, llegó a la red. Fue por un envío de Bíttolo que recibió Martínez, éste dejó desparramado a Tuzzio en el área y con un tiro cruzado venció a Gabbarini y levantó a su gente, que ya creía en el poderío de sus chicos.

Independiente trató de poner las cosas en orden en el arranque del segundo período, mientras Gareca, lejos de amilanarse, colocó a Maxi Moralez por Velázquez y le propuso a su rival un palo y palo en todo el terreno. Y le salió bien: pasado el cuarto de hora, entró Coronel en el área y Gabbarini lo derribó. Moralito ejecutó el penal y colocó el 2 a 0. Allí se derrumbó el visitante.

La media hora final fue un paseo de Vélez, que demostró no sólo una superioridad aplastante sino que tiene plantel suficiente como para pelear con posibilidades los torneos local y continental.

Silva puso el 3-0 tras una pelota que se le escapó a Gabbarini, quien luego evitaría una y otra vez otra caída ante el huracán que fue Vélez de la mano de Martínez, Coronel y Moralez, secundados por un equipo que tiene muy claro lo que quiere y, fundamentalmente, como ejecutarlo. Y eso es invalorable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario