Ingresa la dirección de tu amigo:

lunes, 22 de febrero de 2010

El sueño de Kimberley


Cuando aún falta más de un mes para el comienzo del certamen, Kimberley se perfila como uno de los protagonistas del 2010. Una muy buena campaña realizada el año pasado y la continuidad de un trabajo serio sirven como plataforma para que los Celestes sueñen con cosas importantes. Como factor extra, se agregó un proyecto que tiene a Gustavo Villegas en la función de coordinador de la actividad. El "Vili" enterró una prolífica trayectoria como jugador -el año pasado actuó pocos partidos en Parque- y ahora supervisará lo que acontece con el futsal de un club que, según indica, es "mi casa". También resignó un empleo como entrenador de la quinta de River, que en 2009 se consagró bicampeona, para abocarse a este emprendimiento.
"Yo tenía ganas de encarar un proyecto así el año pasado. Surgió una charla con los dirigentes, a ellos les gustó y me propusieron llevarlo a cabo en el club". En Kimberley, Villegas pasa gran parte de sus horas, ya que más allá de haber jugado en primera, dirige el baby en numerosas categorías.
"Vili" hace hincapié en que la continuidad de César González -técnico del plantel superior- no estuvo en duda. "Gracias a él ascendimos y pudimos posicionarnos muy bien en la A, así que desplazarlo, jamás estuvo en los planes. El proyecto era con él, no sin él".
A propósito del equipo, mantuvo la base que tan buenos resultados le dio en los últimos tiempos e incorporó dos refuerzos de excelente nivel: el arquero Mosenson (a préstamo de Hebraica) y Axel Pérez Medeot, un juvenil ex El Talar y el calcio italiano. Cuando se escribió esta nota, las ilusiones de contar con Matías Usinger, de Pinocho, estaban intactas. "Con esos tres chicos estaríamos bien. No vamos a llenarnos de jugadores nuevos. Para mí eso no da resultado. Lo fundamental es tener un grupo que ya se conozca y que esté unido, como pasa en Kimberley", señala Villegas, que trabajará junto a Miguel Castro como delegado general y Matías Rodgers en el cargo de director deportivo. "Las expectativas no son las de salir campeón ya mismo, sino pensar en el mediano o largo plazo, dándole mucha bolilla a las inferiores", comenta Rodgers, un papá que desde hace tres años lleva a sus hijos, Facundo (9) y Santiago (6), a jugar a la entidad de la calle Joaquín V. González. Partido va, entrenamiento viene, se hizo amigo de Villegas, de quien considera que "tiene una magia especial con los pibes" y lo sedujo la posibilidad de sumarse al proyecto, que cuenta además con el apoyo de otros padres y de la comisión directiva. Gracias a los buenos contactos de Rodgers -organiza eventos y administra varios boliches bailables-, se pudo cristalizar el sueño de ser locales en el fabuloso microestadio de Argentinos Júniors. "El propósito es ayudar a este club en el que mis hijos y yo nos sentimos tan cómodos", apunta.
Por primera vez, a partir de este año los dirigidos por Condorito González cobrarán un viático. Vili retoma la palabra: "El progreso de esta disciplina te exige cada vez más si tenés aspiraciones. Por eso, que los jugadores se lleven alguna retribución es valioso. Ojo, hay que tomarlo como un incentivo, no como una presión para el plantel", asegura. Y completa: "Nadie se tiene que sentir presionado: si Kimberley no sale campeón, no es fracaso. Sería bárbaro mantener el tercer puesto del torneo anterior y si se da el título, ¿a quién no le gustaría? Pero ya lo dijimos, la idea es ir de a poco, sembrando para más adelante cosechar".
El cuerpo técnico para la temporada 2010 está compuesto de la siguiente manera: César González (DT de primera), Hernán Basile (tercera y quinta), Gastón Dopico (cuarta) y Robertino Brundo (de sexta a octava). Luciano Dopico cumple la función de preparador físico de cuarta a octava, mientras que Gustavo Villegas dirigirá las promocionales, que debutarían este año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario