Ingresa la dirección de tu amigo:

miércoles, 17 de febrero de 2010

Correrá?


José María López llegó a la Fórmula 1 sólo en los papeles. Avales, contratos, licencia en trámite... Por ahora, nada más. El equipo USF1 atraviesa un momento clave para definir si participará en la temporada 2010, que comenzará el 14 de marzo en Bahrein. La preocupante demora en la construcción de los autos, que disparó dudas sobre la presencia de la escudería estadounidense, apuró plazos que ahora parece imposible cumplir. La incertidumbre alcanzó al círculo más cercano al piloto, incluidos familiares y negociadores de su arribo a USF1. López había decidido prolongar su estadía en Austria, donde realizó un entrenamiento especial en el centro que Erwin Göllner tiene en Fürstenbrunn, debido a las dilaciones en Charlotte. Luego viajó a Inglaterra para cumplir con trámites que incluyen la confección del buzo antiflama y tenía previsto volar más tarde hacia Estados Unidos. En las últimas horas, el empresario Felipe McGough, que manejó las tratativas con Peter Windsor, le pidió al periodista inglés devenido director deportivo un informe detallado de los trabajos y el estado del equipo. "Si algo va a ocurrir, queremos enterarnos primero para saber cómo reaccionar", deslizaron cerca del piloto cordobés. McGough y el padre de Pechito, José María, habrían ido a Estados Unidos para apurar las averiguaciones. Nadie estuvo disponible ayer para aclarar dudas. Fue como si hubiera ocurrido un apagón simultáneo de celulares.
La falta de movimientos públicos de la escudería norteamericana luego de la confirmación de López provocó un rebrote de las cavilaciones sobre su participación. Las especulaciones llegaron a incluir a USF1 como posible comprador de los chasis que el fabricante italiano Dallara diseñó y construyó para Campos, otro equipo en situación comprometida: admitió escasez de fondos, buscó inversores pero su suerte parece echada. Encima, Bernie Ecclestone pugna para que el millonario Zoran Stefanovic, que alista Stefan GP (ver Si entran...), ingrese al Mundial aunque no tiene plaza.
Como si a la escuadra del argentino le hicieran falta más contratiempos, ayer se conoció que la compañía Walters Commercial Real Estate Services puso en venta la planta en la que funciona el equipo, en Twin Lakes Parkway 9900, en el condado de Mecklenburg. El aviso aclara que la propiedad tiene un acuerdo de alquiler vigente hasta junio de 2014. Un vocero de USF1 afirmó que el cambio de dueños de la planta no hará variar sus planes. "Tenemos la intención absoluta de competir este año", añadió el portavoz.
Casi un año atrás, Windsor y Ken Anderson anunciaron públicamente desde Estados Unidos su pretensión de crear un equipo para participar en Fórmula 1 a partir de 2010. Aquello ocurrió antes de que Max Mosley, en ese tiempo presidente de la Federación Internacional del Automóvil, impulsara el tope presupuestario de 40 millones de libras esterlinas al año que estuvo a punto de provocar un cisma en la categoría. Al emprendimiento se unió luego Chad Hurley (cofundador de YouTube), quien ahora habría abandonado el proyecto. USF1 empezó incluso antes que el resto de los nuevos equipos admitidos por la FIA (Virgin, Campos y, más tarde, Lotus). Sin embargo, Virgin ya inició su pretemporada y Lotus se incorpora hoy (ver Otra tanda...). El equipo de Pechito, en cambio, no arranca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario