Ingresa la dirección de tu amigo:

viernes, 19 de febrero de 2010

Dura derrota de Estudiantes


LIMA (Especial).– Lo que había empezado con una sonrisa para Estudiantes terminó con una mueca de fastidio y preocupación. Si bien fue un terrible tropezón a lo largo de un recorrido exitoso, la caída por goleada por 4 a 1 con Alianza Lima por la Copa Libertadores deja en evidencia que el apretado calendario será otro rival que el equipo platense deberá sortear.
Vale la pena comenzar por el principio. Apenas 8 segundos de partido habían pasado y Estudiantes ya celebraba en Lima. Una desatención defensiva le permitió a José Sosa marcar el prematuro gol. Solo por un segundo el tanto de Sosa no fue el más veloz en la historia de la Copa Libertadores. Ese récord aún lo atesora Alfredo Mendoza, cuando el 6 de marzo de 1992 anotó en el triunfo 3 a 1 de Newell´s sobre Colo Colo.
Echa a un lado la leyenda de los goles madrugadores, Alianza Lima supo despertar a tiempo y reaccionó de la mano de Wilmer Aguirre, autor de tres goles, los dos primeros a los 17 y 31 minutos del primer tiempo. En ambas anotaciones, la velocidad y la gambeta zigzagueante de Aguirre fueron un dolor de cabeza para los defensores platenses. Lo sufrieron directamente Desábato, en el primer gol, y Clemente y Braña (terminó tendido en el césped), en el segundo, que fue una obra de arte de cómo aprovechar un contraataque.
Envuelto en un dinamismo interesante, el partido se hizo por momentos de ida y vuelta. Cellay salvó casi en la línea el tercer tanto de Aguirre, pero la réplica de Estudiantes llegó de inmediato con un tiro libre de Verón y un mano a mano que desperdició Enzo Pérez ante el arquero Salomón Libman.
En el segundo tiempo Wilmer Aguirre continuó siendo el problema de Estudiantes. Inquieto, veloz y con quiebres de cintura indescifrables, fue el que más peligro acercó al arco de Orion. Fue la pesadilla platense. Así, Alianza Lima logró aumentar la ventaja tras un remate cruzado a los 29 minutos y ganó confianza para asegurarse la victoria. Aunque la goleada se materializó: Wilmer Aguirre tiró un centro y Fernández definió. El campeón cayó derrumbado, goleado.
Estudiantes, que tuvo algunas pocas oportunidades para alcanzar el empate, terminó acusándo cansancio y regresa a La Plata con una caída que no estaba en los planes tras la gran goleada en el debut ante Juan Aurich.

No hay comentarios:

Publicar un comentario