Ingresa la dirección de tu amigo:

jueves, 18 de febrero de 2010

El gran David...


No podía abandonar ahora. El médico me dijo que no siguiera, pero no podía dejar ahora y ante toda esta gente". Dolorido, David Nalbandian luchó, dio más que un plus para imponerse por 6-7, 6-4 y 7-6, con un 9-7 en el último tie break, al español Gimeno Traver. De hecho, había pedido atención médica luego del quinto game del segundo set: el muslo derecho, dolorido, recibió masajes. Pero apareció su sangre real. Y bancó el buen tenis de su rival con caracter. Tanto, que un par de veces tiró su raqueta contra el piso, a lo Gato Gaudio, señal de su incomodidad y su molestia.
En la conferencia de ayer, tras completar su partido ante el italiano Starace, el cordobés había adelantado que no sabía cómo podía pasar la noche (de anoche, claro) y que tal vez aparecerían algunas molestias, dolores propios de no haber entrado en competencia en los últimos nueve meses. Pasó. Pero con algunos golpes intactos logró sacar el partido adelante. Y se llevó, otra vez, una ovación de ese Buenos Aires Lawn tennis Club que, en su mayoría, se completó por el solo hecho de que este torneo marca su regreso al circuito.

Ahora, en cuartos de final, lo espera otro español: Albert Montañés, que venció a su compatriota Pablo Andújar por 6-3 y 6-2. Pero eso será el viernes. Habrá un día para descansar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario