Ingresa la dirección de tu amigo:

jueves, 18 de febrero de 2010

Goleó Banfield


Otro más. Y Banfield va. Venía de lucirse el sábado en el clásico y ahora lo hizo en la altura de Ecuador. Sí, en Cuenca, miralo vos a Banfield, dando un paso importante en la Libertadores. No fue un partido decisivo pero sí que refleja para qué está el campeón del fútbol argentino. Un equipo que ya está armado, que es sólo y por momentos vistoso, que sabe muy bien a qué juega y empieza a saber cómo es esto de jugar una Libertadores. Comienza a mostrar su pasta internacional, que no es sólo de cabotaje. Después habrá que ver hasta dónde llega, pero no es poco haber metido cuatro de visitante y encima en la altura, en un partido de Copa.
Banfield llegó a Cuenca con la idea de jugar. Sin histerias por la altura, sino a hacer su partido. Como muchas veces se lo vio a Estudiantes en la Libertadores pasada, como en las épocas del Boca copero. Sereno, presionando, asfixiando y manejando siempre los momentos del partido. Partido que, claro, se hizo más sencillo cuando se abrió con el golazo de Erviti, para aplaudir, zurdazo al ángulo.
El campeón está armado y tuvo enfrente a un equipo blandito. Ojo, un blandito que, en su casa, igual le puede dar un dolor de cabeza a cualquiera. Banfield metió dos goles rapidito y fue más en todo momento. ¿Efectivo, práctico? Eso y más, porque tiene a jugadores de un talento impresionante como Erviti y James Rodríguez, que metió el cuarto. Y a un goleador como Sebastián Fernández.
Ahí va Banfield, a paso firme en el torneo local (perdió cuando jugó con suplentes) y ahora en la Libertadores, con seis puntos en dos partidos. Y seguro que tiene con qué ilusionarse, por qué no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario